lunes, 15 de septiembre de 2008

DIRIGIDO A MAESTROS PREPARADORES Y CANTANTES LÍRICOS EN GENERAL

ALGUNAS PRECISIONES SOBRE LA CORRECTA DICCIÓN Y PRONUNCIACIÓN DE LA LENGUA FRANCESA EN EL CANTO LÍRICO.

LA PRONUNCIACIÓN DE LA “R”
Existe la idea en algunos cantantes líricos de que la “r” puede pronunciarse en el canto en francés en forma gutural, como habitualmente lo hacen la mayoría de los franceses en su lenguaje hablado, lo cual es un grave error (en ciertas zonas de Francia, por otra parte, la “r” se pronuncia con fuerza y dureza aún mayor que nuestra “r” española). Esta característica, que es absolutamente aceptable y hasta aconsejable cuando puede emplearse con naturalidad en el lenguaje hablado y aún en las canciones de índole claramente popular (Edith Piaff, Charles Aznavour, Gilbert Bécaud, etc.) y que da al idioma francés junto con las “liaisons” (ligaduras entre palabras) un encanto particular, resulta totalmente incorrecta e inaceptable cuando se interpreta una obra de canto lírico. El motivo no es caprichoso sino que se basa en un concepto elemental de la técnica vocal. La “r” gutural se produce a nivel laríngeo, mientras que uno de los conceptos básicos del canto lírico es hacer que las consonantes sirvan de ayuda y no de obstáculo para enviar la voz hacia adelante, en la “máscara”. Esto ha sido perfectamente comprendido e incorporado a la enseñanza del canto en países de lengua francesa, como por ejemplo en el Conservatorio Nacional Superior de Música de Paris, donde hemos visto personalmente cómo a muchos alumnos franceses se les hacía practicar ejercicios para lograr la “r a la italiana” como algunos preferían llamarla, la que, aunque más suave que la española, también va colocada hacia adelante. En síntesis, se podrá adoptar la “r” gutural característica francesa – si se logra hacerlo en forma natural - en el lenguaje hablado o en el canto popular, JAMÁS en el canto lírico, lo que es un defecto llamado “grasseyer” (guturalizar la “r”).
Dicho esto, debemos sin embargo reconocer que existe una tendencia en estos últimos años en Francia a aceptar y hasta a exigir la pronunciación gutural en el canto francés, so pretexto de que ese es el modo en que corrientemente suele hablarse y resulta por lo tanto más “natural”. Estamos totalmente en contra de este concepto. Las manifestaciones artísticas suelen imponer a veces ciertas reglas que no pueden alterarse sin correr el riesgo de disminuir su calidad y rendimiento.
Suponer que deba cantarse en francés con la “r” gutural por el simple hecho de que esa es la forma natural en que generalmente hablan los franceses, sería lo mismo que proponer que un bailarín clásico que interpreta el rol de un guerrero haga todas las figuras de su danza con una espada a la cintura porque así suelen llevarla los guerreros. Lo que podría sucederle en el primer salto, es fácil de imaginar! De igual modo una bailarina clásica que interprete a una princesa o a una campesina, deberá hacerlo con zapatillas de baile aunque no sea esa la forma en que naturalmente se calzan una princesa o una campesina.

LAS DISTINTAS CLASES DE “E”
Uno de los grandes dolores de cabeza para los cantantes líricos con escaso conocimiento del idioma francés, es distinguir y pronunciar correctamente las tres clases de “e” que existen en dicho idioma y que aún en una breve palabra pueden presentarse simultáneamente, como por ejemplo en “élève” que comienza con una “e” aguda, sigue con una ”e” grave y culmina en una “e” muda! Estas diferencias no siempre son claramente perceptibles en el lenguaje hablado, pero sí lo son totalmente en el canto lírico y exponen inequívocamente – entre otras - el mejor o peor rendimiento del cantante desde el punto de vista idiomático.

1) La “e aguda”, es una vocal sumamente estrecha, punzante, muy cercana a la “i” con la que en algunos casos hasta puede llegar a confundirse auditivamente. La encontramos gráficamente así: “é”,”ai” al final de palabra (con raras excepciones idiomáticas como “vrai” que se pronuncia con e abierta), “ez” en los imperativos, “er” en los infinitivos. Algunos ejemplos:
J´irai, Je saurai, partez!, chantez!, pleurer, informer, et, etc.

2) La “e grave”, por el contrario es una vocal amplia, que exige bajar bien la mandíbula. La encontramos graficada así: “è”, “ê”, “ais” o “ait” en finales de palabra, “es” precedida de consonante, “ai” en los comienzos o en el medio de palabras, etc. Ejemplos: .mais, je ferais, il partait, fenêtre, père, prêtre, mes, les, je t´aime, faire, etc . (excepción : "faisant" se pronuncia como si se escribiera "feusant", con la e oscura, avanzando los labios).

3) La “e muda” suele desaparecer totalmente en el lenguaje hablado moderno, pero se pronuncia suavemente en el canto y en el lenguaje hablado clásico que requiera un cierto tono “aristocrático”, como puede observarse en algunas óperas
del repertorio francés.
Ejemplos: “le”, “me”, “ennemi”, “plaire”, “maintenant” (en lenguaje popular “metnan”, en lenguaje culto “mentenan”).

Resulta necesario aclarar que las diferencias de los distintos tipos de “e” en el canto, sólo suelen ser perceptibles en los registros graves y medios de las voces, dado que, en la zona aguda, sobre el “pasaje” y más allá, la necesidad de dar al sonido cobertura hará que inexorablemente todas las “e” suenen agudas (punzantes y estrechas) en las voces masculinas y en las femeninas, naturalmente ubicadas una octava más alta que sus respectivas masculinas, se desplacen hacia la “a” como sucede en los demás idiomas.

LOS SONIDOS NASALES“AN” ,”AM”, “EN”, “EM” “IN”, “IM”, “UN”
Un error harto frecuente en muchas personas, es pronunciar “an” o “am” en cada ocasión en que un sonido nasal se presenta! La nasalización de una vocal seguida de “n” o “m”, y que se representa gráficamente así: “an”, “am”, “en”, “em”, solamente en estos casos debe ser pronunciada sobre la vocal “a”. En los demás casos aquí titulados prevalece el sonido “e”. Ejemplos: “important” (emportán y no, amportán), “indispensable” (endispansábl y no, andispansábl), “vin” (ven y no, van), “un homme” (en om y no, an om), pero tambien cuando “en” está precedida de “i”: “bien” (bien y no, bian), o cuando encontramos “ain”: “ainsi” (ensí y no, ansí).
Pero atención: “inutile” (inütil), “image” (imash). Cuando tengamos dudas en este sentido conviene silabear la palabra: in-cri-mi-ner (encriminé), i-ma-gi-ner (imayiné).

LA NASALIZACIÓN EN LOS AGUDOS
No es infrecuente observar a un tenor forzar y ahogar su voz, intentando infructuosamente nasalizar el peligroso Do agudo de la Cavatina de Fausto.
(Où se devine la présence). Para evitarlo - si esta nota se posee habitualmente - se debe proceder de la siguiente forma: la nota se toma decididamente sobre la vocal “a” y solo al disponer su abandono, se nasaliza, lográndose así un Do brillante y perfectamente “francés”!
Esto puede aplicarse a cualquier nota aguda. La prioridad absoluta es de la vocal, la nasalización viene a continuación aunque el valor de la nota sea breve. Y en último caso, si la dificultad nos obliga a elegir, nos quedamos simplemente con la vocal. Los cantantes sabemos muy bien, por experiencia, que en el agudo lo que principalmente cuenta es justamente eso: el agudo!

LAS DOBLE – CONSONANTES
Al contrario de lo que sucede en italiano, las doble - consonantes francesas no se destacan jamás en la pronunciación, a excepción de la “s” que suena como un zumbido entre dos vocales (dejando pasar bien el aire entre los dientes) y fuerte cuando son dos (ss). Como en italiano.

LA “LIAISON” (LIGADURA ENTRE PALABRAS)
Es uno de los mayores encantos de la lengua francesa y lamentablemente cada vez se va suprimiendo más en el habla cotidiana. Sin embargo debe tratar de utilizarse al máximo en las obras clásicas y en todo personaje que se quiera presentar como culto o de alcurnia y refinamiento.
No obstante, hay casos muy puntuales en los que la “liaison” no está gramaticalmente permitida. Por ejemplo, luego de la conjunción “et”, antes de ciertas “h” : “les héros” (le éro), en cambio “les zéros” (lezeró:los ceros). Alguna vez hemos provocado risas en una clase en el Conservatorio de Paris cuando queriendo decir que éramos” los héroes”, las palabras incorrectamente ligadas significaron -sin querer - que éramos “los ceros”.

LOS BUENOS EJEMPLOS
Entre los mejores intérpretes líricos en lengua francesa podemos nombrar al tenor Georges Thill, orgullo de Francia en la primera mitad del siglo XX, cuya dicción absolutamente perfecta no fue jamás superada. En el Conservatorio de Paris nos decían: “si quieren aprender cómo se canta en francés, escuchen a monsieur Thill”. Alcanzamos a ver a este legendario artista, ya muy anciano, presidiendo jurados en el Conservatorio. Un ejemplo más reciente puede ser el tenor Nicolai Gedda, quien, aunque sueco de origen, exhibe un francés impecable entre los tantos idiomas que domina.
En nuestro país, Nino Falzetti y Guy Gallardo son otros validísimos ejemplos, más allá de que hace muchos años, un crítico musical al que no le faltó audacia, llegó a escribir que – justamente ellos – tenían mal francés!!!!
Hemos elegido como ejemplos voces masculinas, porque en ellas la dicción resulta generalmente más comprensible que en las voces femeninas. Algunas cantantes suelen ofrecernos hermosos sonidos sin que se llegue a comprender una sola palabra del texto que cantan!
CONCLUYENDO
Podríamos agregar que existen mil detalles más sobre reglas de pronunciación y dicción, lo que hace este escrito absolutamente incompleto: las “o” oscuras, las que son claras, el sonido de “eu”, sumamente oscuro, avanzando los labios, etc, etc. Pero en ningún momento hemos querido aquí explayarnos en temas que corresponden estrictamente a la gramática francesa y que otros pueden analizar y explicar mucho mejor. Por otra parte, las excepciones idiomáticas son tan numerosas que resulta casi imposible establecer normas absolutas.
El francés es uno de los idiomas más difíciles de cantar eficientemente y basándonos en nuestra experiencia en el Conservatorio Nacional de Paris y en algunos escenarios de Francia, Bélgica y Suiza, hemos tratado de contribuir con este simple texto, a lo que sólo el estudio y la práctica pueden ayudarnos a lograr: una pronunciación lo más correcta posible al cantar en una de las lenguas más ricas, elegantes y refinadas que sirven de comunicación al ser humano.

Mario Solomonoff
==============================================================================================================================

1 comentario:

Berni W. Love dijo...

Muy interesante. No soy cantante lírica, pero me gusta cantar. Estoy tratando de aprender a usar bien las cuerdas vocales. También me encantan los idiomas estudiarlos y hablarlos bien,
Estoy aprendiendo francés, entre otros y estaba buscando cómo hacer esa "r" no gutural.

¡¡,Agradezco mucho su artículo!!